¿Por qué venir a La Palma a ver cetáceos?

Cachalote sumergiéndose frente a la costa oeste de La Palma.

Hoy queríamos compartiros porqué las islas Canarias es uno de los mejores lugares de Europa y del mundo para ver cetáceos en libertad.

Canarias. Ese lugar especial entre Europa, África y América. Islas volcánicas acariciadas por el océano Atlántico.

A nosotros los humanos nos atraen. A las ballenas y los delfines y otras especies de cetáceos, también. Aunque quizá no sea por los mismos motivos…

  • Una de las principales razones es la gran diversidad que podemos encontrar: más de 30 especies identificadas (7 especies de misticetos y 23 odontocetos) de las 89 conocidas hasta la fecha, pertenecientes a 7 familias, entre las que se hallan delfines, calderones, zifios, rorcuales, cachalotes, orcas…

  • Otro de los motivos es la proximidad a la costa de los avistamientos. En ocasiones, pueden llegar a verse desde tierra mismo, pero habitualmente, en nuestras excursiones marítimas, no necesitamos alejarnos en demasía hasta para ver las especies más grandes, como rorcuales o cachalotes, o la misma yubarta.

  • Y la tercera sería la temporalidad: en Canarias siempre es buena época para salir en barco y, además, hacer avistamientos, porque hay cetáceos en los alrededores durante todo el año. Eso sí, ¿eso no quiere decir que siempre quieran encontrarse con nosotros!



Ya no entramos en otros miles de motivos para venir a las islas afortunadas y, entre ellas, a La Palma, la isla bonita. Eso lo dejaríamos para otra ocasión. 😉

¿Por qué tanta diversidad cercana a la costa en cualquier temporada del año?

Canarias es un territorio singular en el Atlántico Norte, en el que confluyen su origen volcánico y la ausencia de plataforma continental asociada, con el paso de la rama descendente de la Corriente del Golfo y el afloramiento de aguas frías de la costa africana. Esto nos ofrece unas condiciones de temperaturas en el mar inferiores a las habituales en nuestras latitudes, lo cual favorece la propagación de nutrientes procedentes del continente próximo.

Esta riqueza de nutrientes es beneficiosa para una enorme diversidad de seres marinos, muchos de ellos comida directa de los cetáceos, desde pequeños crustáceos hasta peces, pasando por calamares gigantes.

Asímismo, al contar con profundidades que pueden llegar entre los 1500 y los 3000 metros a poca distancia de tierra firme, según la zona del archipiélago, es posible encontrarse aquí tanto especies más costeras y que se alimentan en superficie, como otras más oceánicas que bajan a alimentarse a partir de los 650 metros, como el cachalote, y hasta los 2000 metros o más, como los zifios.

Todo esto facilita que pueda haber poblaciones residentes en las islas, como el delfín mular, el calderón tropical, varias especies de zifios o el cachalote; en ocasiones, quedándose sólo en Canarias, y en otras, tomándolas como parte de un territorio mayor. Y también otras que, sin estar de forma continua, viven en estas aguas en determinadas épocas del año, como ciertos rorcuales o el delfín común; o simplemente de paso, dentro de sus grandes migraciones, como la orca.

Es decir, que para ellos Canarias es también un paraíso subtropical.




Islas Canarias, un observatorio del océano.

Por Rafa Herrero

¿Y por qué escoger La Palma para verlos?

Además de estar abiertos a la inmensidad océano en nuestro lado oeste, que es donde habitualmente realizamos las excursiones, básicamente, al menos por ahora, aquí están más tranquilos. El tráfico marítimo de grandes barcos es casi inexistente por esta zona, a diferencia del sur de Tenerife, por ejemplo, y somos pocas las pequeñas embarcaciones que salimos al mar a buscarlos, y seguimos las normas de conducta del distintivo Barco Azul de Canarias.

En todas nuestras aventuras marinas hay posibilidad de avistamiento de cetáceos, y además una de ellas está totalmente dedicada a ellos: la aventura Safari.

2018-06-13T16:55:43+00:0013 junio, 2018|Avistamientos, La Palma|